Libretto list

María del Carmen Libretto

Acto Primero
Plazoleta de un eremitorio, en lo interior de la Huerta. A la derecha la ermita y sobre su puerta un rótulo que dice Casa de la Virgen. A la izquierda de la ermita y pegada a ella una casita con ventana y puertas practicables. El sitio está rodeado de verde y copiosa vegetación hasta el pie de la sierra elevada y escabrosa que ciñe el horizonte; campos de maíz, grupos de higueras chumbas, moreras, cipreses, palmeras, etc. Vense también casitas blancas y las barracas de los huertanos, salpicando la verde extensión. Dividen el suelo varias sendas y lo recorren algunas acequias que pasan por el medio de puentecillos de tablas o piedras. Junto a la puerta de la ermita un poyo y otro en primer término a la izquierda, debajo de un árbol.

1 Preludio
Con las últimas notas del preludio, y antes de levantarse el telón, se oyen las voces de los huertanos que cantan.

Coro (Dentro)
¡Madre del amor,
dulce majestad,
luz del labrador,
prez de la ciudad!
Ya inunda el monte
que habitas tú,
del horizonte
la hirviente luz…

2 Escena I
Roque y varios mozos, sale Andrés seguido de otros.

Andrés
A la paz de Dios, caballeros.
¿Es el primer toque?

Roque
Er segundo.
¿Ande tas dejao los oídos esta noche
que amaneciste sordo?

Andrés
Es que, como rondamos dista
que nos pilló la aurora…

Roque
Está güeno eso.

Andrés
No hay que esconsolarse,
que tos oiremos la misma misa.

Roque
¡Si es que ya oímos nosotros la primera!

Andrés
Eso está mejor.

Roque
Nosotros… ¡Pos como no rondamos!…
porque en este partío, de un lao está una gente,
y de otro está otra gente…
Y a unos se les deja que canten;
mientras que los otros han de guardarse atragantás las coplas.

3 Escena II
Dichos, Antón por la izquierda llevando vara de alcalde.

Antón
Adiós, hombres. Muchos habéis quedao pa la otra misa.

Roque
Por ajuntarnos. Porque… (con sorna) lo que dijo el otro: ¿ande va Vicente?

Andrés (Recalcando)
A regañar con la gente.

Antón
¡Cuidao con ello!

Roque
Nada de eso; pero uno dice su sentir.

Antón
¿Y qué sientes tú?

Roque
Yo… (con intención) muchas cosas siento.
Yo y todos los nuestros, que semos bastantes.
(Decidido)
Pero en usté quien manda es er tío Maticas,
que le ha hecho arcalde, y hay que repudrirse.

Antón
No tocarme al tío Maticas, que os vea yo quietos.
Y a regar cuando el agua sobre.

Roque
¡Más abatíos que estamos!

Antón
De ese modo habéis de veros.

Roque
Como que se nos fue Pencho Pascualo.

Antón
Pos mira; ponerle un papelico que no güerva.
(Dirigiéndose a los mozos, a Andrés y a los que salieron con él)
Con que… andando. Acompañarme dista er camino en medio.

Andrés
¿Y la misa?

Antón
Hoy se retrasa pa que la oiga er médico de Maciascoque ha de pasarle una visura ar capellán que está malico. Vamos andando.

Andrés
Vamos.
(Van a marcharse por la derecha, cuando sale Pepuso por el sendero del fondo derecha).

4 Escena III
Dichos y Pepuso.

Pepuso (Viste traje característico de la huerta: zaragüelles, faja encarnada, chaleco claro, pañuelo de seda anudado a la cabeza, sombrero calañés de ala ancha y manta al hombro)
¡Mardita sea la simiente que da la pillería!

Antón
¿Ya vienes tú rabiando?

Pepuso (Hablado)
Así paso la vida.

Antón
¿Pues…? ¿Y esos zaragüelles, cuándo te los quitas?

Pepuso (Anchamente)
Con zaragüelles yo vine ar mundo;
con zaragüelles me han de enterrar…
(Con afectación)
que entavía hay pa rato.
Ostés podéis poneros
cotilla y composturas.
Panocho soy, no aguanto
ni cinchas ni costuras.
La manta hasta el Corpus,
aunque el sol me fría,
que manda esta pompa
la tierra que nos cría.
¡Y puro de Algezares
de contrabando!
Y ya lo dije todo.
Y, ahí va un huertano.

Antón
Puedes seguir con tu tema.

Pepuso
Sigo agarrao.

Antón (Se despide sonriendo con malicia)
Adiós.
(Pepuso hace un movimiento de cabeza como despreciándoles y vase con Andés y mozos).

5 Escena IV
Pepuso, Roque y los mozos que acompañan a éste.

Roque
¿Pos qué es eso, tío Pepuso? ¿Hay algo?

Pepuso (Con indignación)
Lo que hay, que aquí no se puede ya vivir y que aquí se consume un hombre de tanto gruñir.

Roque
¡Qué razón que tiene usté!

Pepuso
Pero vosotros no me seguís.
Ya sabéis ande estuve:
allá en la Cresta del Gallo
fui corneta de Antonete,
y si dictara yo un bando…
esta noche ardía
toda la Huerta sin piedad
y mañana amanecía
toda la Huerta arrasá.

Roque y Mozos
No puede hacerse eso.

Pepuso
Calláis royendo el güeso.
Se fue Pencho, el alma brava,
que era el único que os daba
a toos valor.

Roque y Mozos
¡Qué valiente que era!

Pepuso
¡Paecéis borregos sin pastor!
¡Ah, si os viera él!
Mas Pencho vendrá,
le he escrito un papel
que le encenderá:
“a tu paere le tienen saqueado
y tu hermano se fue desterrado.
Y, por si no es bastante,
te quitan la novia, tu nena, tu amante”.
Con que si no le trae por acá la noticia.
Veréis cómo le traigo
de su venganza en pos.
¡Y habrá aquí el estropicio
que estoy pidiendo a Dios!
(Aparece Don Fulgencio, que se para a escuchar).

6 Escena V
Dichos, Don Fulgencio, por el segundo término izquierda.

Don Fulgencio (Con aire bonachón)
¡Jesús, la que nos aguarda!
¿A qué hora ha de empezar el cataclismo?
¡Que pueda yo escapar!

Pepuso
Tiene usté tiempo.
(Sube hacia el foro).

Don Fulgencio
Hoy os retardé la misa,
está enfermo el capellán.

Roque
Otro enfermo hay en la huerta,
que usté lo habrá de curar.

Don Fulgencio
¿Quién es él?

Roque
Javier.

Don Fulgencio
Ya está curado.

Roque
Lo dicen, mas no es verdad.
Javier sigue muy maliquio.

Don Fulgencio
Su novia pidiendo va limosna
para la misa de salud.

Pepuso
¡Buena es ella!

Roque (Recitado)
¡Y Pencho allá en Orán!

Don Fulgencio
Vedla con la zagalica que se acerca por allá.

Pepuso (En actitud de irse)
Me voy.

Don Fulgencio
¿Te duele el chaviquio?

Pepuso (Quedándose)
Me duele la falsedá.

7 Escena VI
Dichos, María del Carmen y Fuensanta.

María del Carmen (Avanzando y presentando el pañuelo)
Una limosna para una misa de salud…

Fuensanta (A los del grupo)
Darle un chaviquio.

Don Fulgencio
Yo ya di.

Pepuso
¡Quítate allá! ¡Si fuera pa el requiem…!
(Mª del Carmen avergonzada, se dirije a los demás. Fuensanta demuestra su inclinación contra Pepuso).

María del Carmen
Una limosna para una misa de salud.

Roque (Echando una moneda en el pañuelo)
Yo sí que doy mi chaviquio.

María del Carmen
Dios te lo premie.
(A un mozo que da limosna)
Y a ti, también.

Don Fulgencio
Ya irá creciendo ese dinero.

María del Carmen
¡Ah, qué espacio, señor doctor!

Don Fulgencio
¿Cómo es eso?

María del Carmen
En la ciudad no da nadie
y aquí, en la Huerta, toos necesitan su centimiquio.
¡Santo Dios! ¡Ah! ¡Cuánto penar!
¡Santo Dios!, por ti, Pencho mío, por tu salvación,
yo todo lo sufro con resignación.

Fulgencio y Roque
¡Pobre Mª del Carmen!
¡Pena me da!
¡Pobre zagala, cómo sufre,
cuánta pena, pobretica!
¡Todo, todo por aquél! ¡Ah!

María del Carmen
¡Pencho del alma mía,
la vida daré por ti!

Fulgencio, Roque, Fuensanta, María del Carmen
¡Pobre zagalica!
(María del Carmen se sienta a la derecha, mientras Fuensanta anima a todos con su alegría)

Fuensanta (A don Fulgencio)
Mire usté: ése es el querer verdadero.

Don Fulgencio
¿Tú qué sabes?

Pepuso
Nacen enseñás.

Roque
Ya tiene su sentío la zagalica.

Fuensanta
¡Anda, y mi novio!
(Con mucho garbo)
¡Tan arrapiezo,
tan pequeñica,
ya tiene novio
la zagalica!
Cuando me robe,
con él me voy…

Fulgencio, Roque y Pepuso
¡Vaya con la zagala,
ésta sí que no llora,
vaya con la zagalica!…

Fuensanta
Como le quiero y es alegrico,
siempre se ríe mi Jusepico.
Cuando me robe,
con él me voy…

Fulgencio, Roque y Pepuso
¡Vaya con la zagala,
ésta sí que no llora,
vaya con la zagalica!

Fuensanta
También tenemos nosotros
nuestras penas,
¡vaya que tenemos penas!
y Jusepico al fin,
tendrá que robarme
porque estas cosas
me hacen sufrir.
Tan arrapiezo,
tan pequeñica,
han de ver pronto a la zagalica
llena de gozo de tanto amor.

Fulgencio, Roque y Pepuso
¡Vaya con la zagala,
ésta sí que no llora,
vaya con la zagalica!…

Fuensanta, Fulgencio, Roque y Pepuso
Cuando me/le robe,
Con él me voy/se va.

Fuensanta
Ea, señores, yo me voy.
(A María del Carmen)
Tú, aquí te quedas
para gorver al pordioseo.
(Quítase la mantilla descubriendo las flores que lleva prendidas, igual que María del Carmen. Dobla la mantilla y la deja sobre el asiento).
Luego güervo; voy a cuidar mis gusanicos,
que no se pierda la seda. Adiós.
(Besando a María, se va por la izquierda).

8 Escena VII
Dichos, menos Fuensanta.

Don Fulgencio (Muy lentamente, dirigiéndose a la casa junto a la ermita)
Voy a ver a mi enfermo, el capellán.

Pepuso
Venid, nuestros amigos allá están.
(Roque y sus mozos se van por el segundo término izquierda. Pepuso inicia el mutis con ellos, pero se detiene al llamarle).

María del Carmen (A Pepuso, deteniéndole)
No se vaya, tío Pepuso.

Pepuso (Tranquilo)
¿Qué quieres?

María del Carmen (Anhelosa)
¿Qué hay de Pencho?

Pepuso (Brusco)
¿Pa qué quieres tú saber de ese infeliz?

María del Carmen
¡Válgame Dios! ¿Yo qué he hecho?

Pepuso
Renegaste del hombre que más te quería.

María del Carmen
¡Jesús!

Pepuso
Y eres de otro.

María del Carmen
¿Quién le dijo tales cosas?
¿Quién ha sido?

Pepuso
Pues ¿qué más decirlas que estarlas viendo?
¿Qué respeto guardas ya a aquel pobre enamorao
que en tierra africana está?,
pero aguarda, que le he escrito que se venga.

María del Carmen
¡Oh, Dios mío, Pepuso!

Pepuso
Le digo que tu amor le das a un rival.

María del Carmen
Mi amor. Mi amor es siempre suyo
y de aquí nadie lo arranca.
Mi pecho aguarda fiel el nombre de mi amado.
Porque Pencho pudiese aquí volver,
he velado junto al lecho de Javier,
por extinguir rencores en bien
del que es amor de mis amores.
(Llora conmovida).

Pepuso (Algo turbado)
¡Ya estás llorando.
Denme hombres, denme hombres,
denme tigres con quien reñir!
Que en llorando las mujeres
no hay quien pueda resistir.

María del Carmen (Suplicando)
¡Pepuso, amigo! No venga Pencho,
¿va usté a escribirle? ¿Consiente ya?

Pepuso
Jura que al otro no das tu mano.

María del Carmen
Por estas cruces.

Pepuso (Recitado)
María el Carmen acabas de jurar
que a Javier no das tu mano.
Si veo que te dan trato inhumano,
a Pencho te llevo, y es seguro,
por mi fe de huertano, yo lo juro.
(Vase Pepuso por el segundo término izquierda, haciendo en su mutis la mímica adecuada a la situación. Mª del Carmen le sigue con la vista hasta que desaparece. Entonces vuelve Mª del Carmen a sentarse en el poyo junto a la puerta de la ermita, donde queda pensativa. A poco empiezan a llegar huertanos y huertanas que contemplan, al pasar, compadecidos y alguno de ellos deja una limosna en su pañuelo, entrando luego en la ermita. Mezclados con los últimos que llegan, salen Javier, Domingo y Andrés; este último sigue hacia la ermita mientras Javier y Domingo se acercan lentamente a María del Carmen).

9 Escena VIII
Domingo y Javier, María del Carmen, Coro general.

Domingo
Mírala, aquí la tenemos.

María del Carmen (Dirigiéndose a ellos)
Muy buenos días Javier.

Javier
Cuánto me tardaba el verte.

Domingo
Siéntate y descansa aquí.

Javier
No estoy cansao,
mucha sed tengo, eso sí,
y usted sin dejar que beba,
gozándose en mi sufrir.

Domingo
Te cansas.
(Entre Domingo y María del Carmen le obligan a sentarse).

Javier
¿Ya está usté contento?
Sí, señor, y me rendí.

Domingo
Por favor, no te disgustes,
que ya vas curando al fin…

Javier
Mentira. Yo no estoy güeno
(a María del Carmen), déjate ya de pedir.

María del Carmen
¿Qué ties?

Javier
Otra vez la fiebre.

Domingo
Yo la borraré.

María del Carmen
Eso, sí.

Domingo
Vendrá un sabio doctor.

Javier
Don Fulgencio.

María del Carmen
Entró, no ha mucho, a ver al cura.

Domingo
Pues a buscarle voy.
(a María del Carmen), aguarda a que yo salga.
(Hace mutis por donde lo hizo don Fulgencio).

10 Escena IX
María del Carmen y Javier.

Javier
Tú sabes mi mal cruel.

María del Carmen
¡Oh!, calma tu frenesí.

Javier
¿Aún quieres a Pencho, di?

María del Carmen
Pienso en él.

Javier
¡Ah! Tú eres la hermosa flor
que aromatiza mi triste vida,
sin ti, mi existencia
se desliza dolorida.
Acoje con tu amor
al enfermico que por ti muere,
dale tu fiel querer
al pobretico que así te quiere.
Si fueras mía,
allá en nuestra vivienda,
nido de amor que Dios bendeciría.
Gozo sólo al pensarlo, mi dulce prenda;
yo, en tu cabeza, claveles prendería,
dando así al olvido mi amargura,
encantado y feliz con tu hermosura.
Si fueras mía, zagalica del alma,
aquí en la Huerta,
después de la Fuensanta,
lo más sagrao sería
tu imagen de candor.
Amor te pido,
de rodillas pido amor.

María del Carmen
Por Dios, Javier.
Desvanece esas ideas.

Javier (Se mesa los cabellos)
Compasión no quies tener, no quies tener,
María el Carmen, María el Carmen.
(Al oír el canto religioso se calma un poco)

Coro (Dentro de la ermita)
¡Madre purísima del amor!

Javier (Desolado)
Debiste dejarme morir,
¿Por qué te hallé ante mis ojos?,
¿por qué viniste a cuidarme, por qué?

María del Carmen
Para implorar el perdón
del que triste huyó y que añora el corazón.

Javier
¡No, jamás, no le perdono!
Le mataré por artero.

María del Carmen (Suplicante)
Perdona a Pencho.

Javier
No le perdono; le buscaré.

María del Carmen
Cruel encono.

Javier
Pues dame tu amor.

María del Carmen
No puedo, es suyo.

Javier (Rabioso)
Pues yo no cedo.

11 Escena X
Dichos y Domingo, que sale de la casa junto a la ermita.

Domingo (Desde el fondo tiende una mirada a la escena, comprende lo que acaba de pasar entre los dos jóvenes; hace un movimiento de resolución y se adelanta)
Ya ha empezado la misa,
vamos, vamos hijo.

Javier
(Se va acercando a María del Carmen)
No me guardes rencor.

María del Carmen
Nunca en la vida.
(Domingo acompaña a Javier hacia la puerta de la ermita y luego vuelve al lado de María del Carmen).

12 Escena XI
María del Carmen y Domingo.

Domingo
He hablado con el médico.

María del Carmen
¿Y qué dice?

Domingo (Con misterio)
Que esta pasión tan grande,
que por ti siente mi hijo,
le está quitando la vida.

María del Carmen
Esa porfía, Domingo, dejémosla.

Domingo
Tú sabes que estoy al cabo de todo
y puedo perder a ese mozo.

María del Carmen
¡Usted!

Domingo
La cuestión es clara. El cuchillo
con que cometió el delito,
yo le guardo. Con que tú verás.
Si mi hijo no se casa contigo, se muere.
Escojo entre la vida de Javier
y la perdición de Pencho.
Te has de casar con mi hijo.

María del Carmen
¡Eso nunca!
De Pencho en vida,
de Pencho en muerte.
Y a la madre de Dios me confío.

Domingo
Pues entonces, pobreticos de toos.

13 Escena XII
Dichos y Fuensanta.

Fuensanta (Sale apresurada y jadeante)
María el Carmen, oye, ¿no sabes?
Vengo de aquel lao, y allí está,
¿no sabes quién?
Tu novio, Pencho Pascualo.

María del Carmen (Aterrorizada)
¡Pencho!

Domingo (Contento)
¿Has visto tú a Pencho?

Fuensanta
¡Vaya!

María del Carmen (Temiendo)
¡No es posible, Virgen Santa!

Domingo
¿De modo, que ese mozo está aquí?

María del Carmen
¡Por Dios, que no se le prenda!
Lo pido aquí, de rodillas.
¡Que no se le prenda!

14 Escena XIII
Domingo y María del Carmen.

Domingo (Contempla a María del Carmen muy grave. Declamado)
¡Resuelve si libre quieres que sea!
¡Resuelve!
María del Carmen (Resiste, pero el apremio de Domingo le hace decidirse)
¡Que ande libre por la Huerta!

Domingo
¿Así lo decides?

María del Carmen
¡Así!

Domingo
¿Te casas con Javier?

María del Carmen (Sumisa)
Como usté lo manda.

Domingo
¿Palabra?

María del Carmen
¡Palabra!

15 Escena XIV
Dichos y los de la procesión.

Coro
¡Virgen Santísima de la Fuensanta!
Madre amantísima,
Virgen de la Fuensanta.
¡Alabada sea tu pureza!
¡Alabada sea tu pureza!
¡Alabada sea!
¡Oh, celestial Señora!
vos sois puerto seguro,
la Huerta os aguarda,
y os pide siempre
vuestra gracia y protección.
Virgen santa de protección,
santa Virgen del amor.
Santa Madre, la Huerta os adora.
Virgen santísima del amor.

16 Escena XV
Dichos, Pencho, Roque y varios mozos.

(Sale Pencho hecho un león y seguido de sus amigos que vienen también en actitud levantisca. Se plantan en el centro de la escena y desafían con el gesto a todos. Momento de confusión por parte de todos y de horror por parte de María del Carmen y Fuensanta. Cuadro y telón medio rápido).

Acto segundo
Exterior de una vivienda en la Huerta. Los términos primero y segundo de la derecha están ocupados por la fachada, enlucida, con puerta algo espaciosa y una ventana sobre la puerta, con cuelgas de dátiles. Desde la puerta, y a todo lo ancho de la fachada, avanza un emparrado que ocupa una tercera parte de la escena. A la izquierda, camino que corre por el pie de la parra, y se divide en sendas por los diversos términos del mismo lado y por el fondo. A la izquierda, tercer término, un cercado por el que asoman rosas, clavellinas y otras plantas. Unido a la fachada un poyo corrido, de mampostería, y esparcidas debajo de la parra algunas sillas de morera con asiento de soga, todas muy bajas; en medio una mesita de pino en blanco. De una de las estacas de la parra cuelga un gancho de palo y de éste un botijón. Al fondo, y colocados en varios sentidos más allá del emparrado unos cuantos zarzos que figuran contener gusanos de seda, sostenidos cada uno de ellos en alto, entre dos sillas, y cubiertos con paños rojos y de otros colores vivos, en forma de tartana por medio de arcos de caña que los levantan. Por todas partes plantaciones y arbolado propios de la Huerta murciana.

1 Preludio

2 Escena I
Fuensanta, Domingo y Antón.

Fuensanta (Mientras cuida los gusanos de seda)
Nenicas huertanas, que tanto amáis
a los zagales,
sabed que uno ha movido
todos mis males,
¡ay!, con su ingrato olvido.

Domingo (Jugando a las cartas con Antón)
Un cinco…

Antón
Un caballo…

Domingo
Este as…

Antón
Este triunfo…

Domingo
Acabemos ya.

Fuensanta (Ingenuamente)
¡Miren que dejar ahora María el Carmen
a su novio de antes!

Antón (Sin hacer caso a Fuensanta)
Po señor, atento de ese mozo que vino de Orán,
yo creo que hay que prenderle…

Domingo
Ese hombre permanece libre y salvo.

Antón
Tú lo mandas.

Domingo
¡Y cuidao!

Antón
Tranquilo queda, tranquilo quedará.

Fuensanta (Como para marcharse)
Yo, con su permiso…

Domingo
Oye, ven acá, cuéntanos tus amores.

Fuensanta
El que amo con mi alma
se llama Jusepico,
me dice cosas dulces
con gestos de angeliquio,
y yo le doy en cambio,
¡ay, el corazón que es mío!
Zagal, ven pronto
y roba a tu amorcico.

Antón
Dime cuándo te roba Jusepico.

Fuensanta
Eso allá ha de verse.

Antón
Toas tienen prisa;
costumbre muy fea.

Fuensanta
Cuando él quiera robarme,
ahí está su nenica,
que le guarda un tesoro
de mimos y caricias,
(Suspirando)
de amores de la gloria,
¡ay, de risas y alegrías.
Amor, ven pronto
y roba tu zagalica.
¡Ven mi zagal!

3 Escena II
Dichos, Concepción, Domingo, Migalo y María del Carmen.

Concepción
Ya estamos aquí nosotros.

Domingo
¿Y María el Carmen?

María del Carmen (Entrando)
Muy güenas tardes.

Domingo (Bajo a María)
Adiós nenica, ¿tienes valor?

María del Carmen (Bajo a Domingo)
Ya ve usté que aquí me encuentra.

Domingo (Como buscando a Javier)
Pos no doy con el chico.

Antón (Preparando el mutis)
Yo te lo mando pacá. Voy a echar un ojo alrededor del patio, que es tarde de fiesta.

Domingo (A Antón, muy quedo)
Vigila a Pencho.

Antón
Vigilaré.

4 Escena III
Dichos, menos Antón.

Domingo
Sentarse.

Concepción
Por si le paece a usté
que echemos un parrafico…

Migalo
Sobre la boda…

Domingo
Vamos a echarlo.
Ostés queréis acomodar los intereses.

Concepción (A María del Carmen)
Hija, ¿por qué no vas
adentro con Fuensantica?

Domingo
Mejor será que paseemos
nosotros el asunto.
(Se marchan hacia el fondo del escenario)

Migalo
Eso está bien.

Domingo
Yo tengo que llegarme a Murcia
pa sierta fineza pa la novia.

Migalo
La sortija.

Concepción
Y algo más.

María del Carmen
¡Vayan con Dios!
(Salen)

5 Escena IV
María del Carmen y Fuensanta.

Fuensanta
Yo también güervo enseguía.

María del Carmen
¿Dónde vas?

Fuensanta
A hablar con Jusepico.

María del Carmen
No seas loca.

Fuensanta
Yo también quiero casarme.
¿No estás tú muy contenta?

María del Carmen (Con profunda tristeza)
¡Muy contenta!

Fuensanta
Adiós
(Sale Fuensanta ligera).

6 Escena V
María del Carmen.

María del Carmen
¡Muy contenta!
Y aquí me traen,
como aquel que
llevan al suplicio.
¡Muy contenta!
Siento en el corazón
el miedo y la angustia
Llora María del Carmen. llora,
aquí, ni te oyen,
ni te ven tus carceleros,
aquí, escondida, aprovecha
este instante.
Recordando a tu Pencho,
aquel ser querido,
aquel rey poderoso de tu voluntad.
¿Cómo olvidarás al zagal amante de tus pupilas?

7 Escena VI
María del Carmen y Pencho.

Pencho (Entra Pencho. Desde el umbral)
¡María del Carmen!

María del Carmen (Corriendo hacia él)
¡Pencho!
(Transición)
Güenas tardes, Pencho.
¿Con que tú por aquí?

Pencho
Ya ves, en tu busca vengo.

María del Carmen
¿Y qué quieres?

Pencho
Pos que hablemos un ratico
de lo que por ahí se suena.

María del Carmen
No puede ser Pencho;
no puedo hablar contigo.

Pencho
Pos has de hacer un poder,
porque tengo el entendimiento turbao.

María del Carmen
(¡Virgen de la Fuensanta,
no me desampares!)

Pencho
Me han dicho que
te has rendido al otro.
Tengo arrebatá la sangre y
en el corazón un puñal
que me lo va atravesando.

María del Carmen
Yo te quiero como siempre.
¿Lo estás oyendo ahora?
¿Qué he de hacer, afligía de mí,
desdichada, sino decírtelo?

Pencho
Ya que me quieres aún,
¿por qué me tienes así?

María del Carmen
Mi amado eres tú,
de tu pensamiento vivo.
Quiero morir por ti,
ya te lo tengo jurado.
Vete ahora Pencho,
que estás comprometido.

Pencho
Ya ni oírme quieres.
¿Cómo me aborreces tanto?
¿Es cierto que te casas con Javier?

María del Carmen
Con él me caso.

Pencho
Pues entonces,
¿qué me importa a mí la vida?
Yo entavía digo que
eso no pue ser verdad.

María del Carmen
Por desgracia es bien cierto.
No hay remedio. Esta boda ha de ser:
he dado ya mi palabra al tío Maticas.
Me tienen aquí encarcelá,
y con el miedo en el corazón.
Vete mi Pencho,
porque el pacto está hecho
y lo he de cumplir.

Pencho
¿Qué misterio es ese?

María del Carmen
El hierro con que heriste a Javier,
lo tiene su paere en el arca.

Pencho
Rompe ese pacto.

María del Carmen
Con él quedas a salvo.

Pencho
Rómpelo, yo no lo acepto.

María del Carmen
Si ya estoy comprometida.

Pencho
Yo ya sabré defenderme.

María del Carmen
Huye, por Dios.

Pencho
¡Gloria mía!
¿Es que ya no me quieres?

María del Carmen
¡Ah! Mi amado eres tú,
mi dulce amor.

Pencho
¡Mi María el Carmen!

María del Carmen
¡Pencho de mi alma!

Los dos
¡Siempre tuyo/a hasta morir!

8 Escena VII
Dichos y Javier.

Javier (Apareciendo)
¿Y qué quiere este hombre a quien
maldigo desde el fondo de mi alma?
¿A qué viniste tú aquí?

Pencho
A quitarte esta mujer,
a esto he venío.

Javier
A esta mujer, la dejas tú quieta.
Y ni hablarla, ni mirarla.

Pencho
Tarde lo dispones.

Javier
Es mía esta mujer.

Pencho
Miente tu boca.

Javier (Va desencajándose por momentos)
¿Me dices a mí que miento?

María del Carmen (Conteniéndose)
¡Javier!

Javier (A María del Carmen)
Dile si eres mía o no.

Pencho
Déjala bien libre y verás
dónde vuela el pajarillo.
(A María del Carmen)
Cállate María el Carmen;
no despegues los labios.
(A Javier)
Me la habéis aterrao.
¡Pobre nenica!

Javier
¿No te han dao la razón de lo que pasa?,
¿que irá conmigo al altar?

Pencho
Puedes tener su promesa,
mas yo tengo su amor.
Aunque fueseis a la iglesia,
¿qué llevarías allá?
Porque la tienes sujeta,
la crees tuya, pero yo lo impediré.
Su amado soy yo
aunque al oírlo te condenes.
Yo soy el que la enseñé amores
y el que en su alma encendió la luz.

Javier
¡Calla, porque te arranco la lengua!

Pencho
Estás enfermo.

María del Carmen (Observándole también)
¿Qué tienes?

Javier
Nada, el coraje me ciega.

María del Carmen
Déjale, Pencho, vete ya.

Javier
No, no te vayas. Te he de matar.
Tu sentencia la escribiste
aquí en mi carne y
esta mano irá más cierta
que la tuya que me dejó vivo.
(Siguiendo a Pencho).

Pencho
¡Pruébalo!

Javier
Muy pronto.

Pencho
¡Ojalá pudieras!

Javier
¿Quieres ahora mismo?

Pencho
Sí.

María del Carmen
Jesús, cesad, por compasión.

9 Escena VIII
Dichos y Pepuso, que entra rápidamente en escena.

María del Carmen (Dirigiéndose apresurada a Pepuso)
¡Ah!, tío Pepuso,
lléveselo usted.

Pepuso (Indignado)
Échate allá, que eres
la primera mujer
que me ha engañao.

Javier (Extenuado a María del Carmen)
Dame agua.

Pepuso (A Pencho)
¿Sabes ande estás, desatinao?

Pencho
Nada temo.

Pepuso
Vamos a ver a tu paere.

Pencho
¡Pobre agüelo! Vamos.
(A María del Carmen)
¿No dejas tu intención?

María del Carmen
Yo he de salvarte.

Pencho
Pues tú verás lo que yo hago.
(Salen Pencho y Pepuso).

10 Escena IX
María del Carmen y Javier.

María del Carmen
Ya se fue. Alégrate
corazón mío.

Javier
Tú conmigo.

María del Carmen
Yo contigo, sí, pero
pidiéndote reposo.

Javier
Lo que tú quieras.
(Van desfilando lentamente hasta volverse para observar a los que llegan).

11 Escena X
Domingo, María del Carmen, Concepción, Fuensanta, Javier, Antonio, Migalo, Coro general, Banda de guitarras y bandurrias, parejas de baile que van llegando.

Coro
¡Viva María el Carmen y
su enamorao, Javier!
¡La alegría reina por doquier!

Domingo
Ahí tienes, hijo mío,
esta rica sortija.
Pónsela a Mª el Carmen,
tu prometía.

Coro
¡Cómo luce el brillante,
que le regala Javier amante!

Domingo
Ahora, arreglaos para bailar.
Sin baile no hay fiesta. Podéis empezar.
(Malagueñas murcianas)

Copla
El que quiera hoy en la Huerta
encontrar jolgorio y dicha,
que se llegue al emparrao
de Domingo, el tío Maticas,
que allá celebran los dichos
de Javier y de María.
Que Javier y María el Carmen
serían hoy mismo novios,
me lo ha dicho un pajarillo
con su piquito de oro,
y hasta el sol quiere decirlo
con sus rayos deliciosos.
(Bolero)

Coro
Cuando la guitarra suena
al oír su dulce son,
se destierra toda pena
que oprima el corazón.
Huertanos bailad
mientras brilla el sol
en este joyel
del suelo español, etc.
(Aparece Pencho)

12 Escena XI
Pencho, Domingo, María del Carmen y Javier.

Coro
¡Pencho! ¡Pencho!

Pencho
Vengo a delatarme
para salvar a esta mujer.
Yo impediré, María el Carmen,
que seas de Javier.

Domingo (A Pencho)
¿A qué vienes a mi casa?

Pencho
A delatarme… Yo…
fui quien hirió a ese hombre.

María del Carmen (A Javier y Domingo)
¡Negadlo!

Javier
Miente Pascualo.

Domingo
No fue él.

Pencho
¿Quién te hirió entonces?
(Hablado) Dilo,
¿quién te hirió?

Javier
Tú no fuiste, lo declaro.

Pencho
¿Con juramento?

Javier
Sí, lo juro.

Pencho
Hay falsedad.
Puedo daros la prueba,
el arma os puedo mostrar.

Domingo (Hablado)
No es verdad.

Pencho
Que se detenga ese hombre
(por Domingo);
que nadie salga de aquí,
dista que yo bien me explique
desde el principio hasta el fin.
Por cuestiones de agua
de las que siempre hay aquí,
contra Javier fui una noche
para matarle o morir.
Fue vencido: ¡Dios lo quiso!…
Y en cuanto le tendí,
marché olvidando mi faca
al lado del infeliz.
Mi faca es bien conocida
porque en ella hice grabar
una canción que le oí a un marino
de las naves de Cartagena.
Para mirarla, mis ojos;
para quererla, mi alma;
para dormirla, mis brazos;
para guardarla, mi faca.
¡Qué bien dicho!
¡para guardarla, mi faca!…

Coro
¡Qué bien dicho!
¡Qué bien dicho!

Pencho
Domingo guarda en su arca,
el arma que usé al herir.

Antón
Dame la llave Maticas,
la he de prender pese a mí.

Todos
Ya no hay salvación
¿quién lo salvará?
Con su delación
en una prisión
Pencho morirá.
(Antón entra en la casa de Domingo y vuelve a poco, mostrando en su mano la faca de Pencho)

Antón (Que vuelve)
Ahí está la faca,
de Pencho es el arma.

Pencho (Gozoso)
María el Carmen,
se acabó el sufrir.
Vuelves a ser libre,
¡decide ya!

María del Carmen (Decidida)
¡Ah! ¡Yo contigo,
Pencho mío, hasta morir!

Javier (A Pencho)
¡Infame!

Domingo (A Antón)
Tú, vete armando,
vuelve aquí;
yo le guardo.
(A los invitados)
Acabóse ya la fiesta,
la alegría tuvo fin,
retiraos, caballeros.

Migalo (A Domingo)
¿Y la chica?

Domingo (A Migalo)
Se queda aquí.

Coro
Vámonos, la fiesta ya acabó.
(Van desfilando todos, Pepuso reuniendo a los suyos desahoga su indignación y luego marcha apresuradamente con ellos).

Pepuso
Vamos a sarvar a Pencho,
aunque le lleven diez mil.
Esta noche arde la huerta:
Dios me escuchó, soy feliz.

13 Escena XII
Domingo, María del Carmen, Pencho y Javier.

Domingo
¡Dile que huya!

María del Carmen
¡Ponte en salvo!

Pencho
¡No debo huir!

María del Carmen
¡Te lo suplico!

Pencho
Yo no quiero deber
gratitud a esa gente.

Domingo
Volverán por ti enseguida.

Pencho
¡Aquí yo espero!

Javier
¡Eres un vil… y un cobarde!
¡Eso es un ardid que inventas
por no batirte conmigo!

Pencho
¿Has dicho cobarde?
¡Escóndeme en tu casa,
y esta noche nos batimos!

Javier
¡Sígueme pues,
que esta noche te mato!
(Entran en la casa)

 

Fin del Acto II

 

Acto tercero
Aposento de entrada en la vivienda de Domingo; pieza poco espaciosa, de paredes blanqueadas. Al fondo, a la izquierda, tres grandes tinajas sostenidas por un tinglado de madera y pintadas de encarnado, con paños de blanco lienzo guarnecidos de puntillas, que cubren las bocas de aquéllas, asomando por debajo de las tapaderas. Detrás de las tinajas varios lebrillos de fondo azul, verde y amarillo, colocados en alto y cubriendo los huecos que aquellos dejan entre sí; en el suelo, apoyados en ellas, otros lebrillos iguales a los indicados. Sobre las tinajas, un listón horizontal fijo en la pared, y en él, colgadas en hilera, seis u ocho jarras pintadas como los lebrillos; y por encima, corriendo perpendicularmente, dos vasares con platos y tazas, también de vistosos colores, y vasos y botellas en los que se ven flores y ramitos de albahaca y de pino. A la derecha, un gancho de hierro labrado, del que cuelga una holgada toalla con guarnición de randa y debajo la jofaina puesta en el zafero, que también es de hierro labrado. Al mismo fondo, hacia la derecha, una puerta alta de dintel arqueado adornado con cortinas blancas y guarnecidas de encajes, replegada cada una a un lado. Detrás de esta puerta se descubre una pequeña pieza de paso, y en su fondo, de frente, el arca de madera en blanco. Al lado izquierdo, primer término, ancha puerta de dos hojas que se abren para adentro, macizas, con fuertes goznes y cerraduras. A la derecha, en segundo término, una puertecilla que sale al huerto. Algunas estampas de santos pegadas a las paredes. Sillas de morera y soga, y una mesita blanca a la derecha junto a la puerta. Sobre la mesa un velón apagado.

14 Preludio

15 Escena I
Pencho solo, sentado junto a la mesa, es de noche, la habitación está sin luz y la puerta de la izquierda cerrada. A lo lejos se oyen los ecos del bolero.

Pencho
¡Me ha llamado cobarde,
cuánto tarda en llegar,
por Jesucristo que el mote,
caro le habrá de costar!…

Coro (Dentro)
Cuando la guitarra suena
al oír su dulce son,
se destierra toda pena
que oprima el corazón.

Pencho
Por mí sacrificó su vida entera,
su amor hacia Javier, que yo temiera,
no fue sino ficción, que me adoraba;
su propio corazón sacrificaba
la que me dio su amor, enamorada. 8
¡Mi vida, mi vida amada,
mi nenica, mi huertana!
Sin ella el sol no brilla,
ni canta el ruiseñor,
ni despide su aroma en el campo la flor…

16 Escena II
Pencho, María del Carmen y Fuensantica. Por la puertecilla de la derecha.

María del Carmen (Con pasión)
Pencho de mi alma,
prepárate a huir.

Fuensanta
La yegua espera
si quieres partir.
(Fuensantica ha encendido el velón)

Pencho (Viendo a María)
¿Quién es que me llama?
¿Qué dulce visión?

María del Carmen
¡Soy yo, ven: huyamos
de tu perdición!

Pencho
No puede ser
Sin ver a Javier.

María del Carmen
Lo pide tu zagalica,
dulce bien de mi querer.

Fuensanta
Iros, iros deprisa,
que no hay ya tiempo que perder.

Coro (Dentro)
Cuando la guitarra suena,
al oír su dulce son,
se destierra toda pena
que oprima el corazón…

María del Carmen (Sobre el fondo del coro)
Zagal de mi vida,
mi Pencho querido,
tu rival olvida,
deja tu enemigo,
(Anhelante y llorosa)
vamos ya, pronto,
Pencho mío.

Pencho
No llores
María el Carmen,
por favor,
porque seguirte
me impide mi honor.

María del Carmen
Vamos, venga, mi Pencho,
dulce bien de mi corazón.

Fuensanta
Vamos, vamos prontito,
sin dilación,
que viene ya
el tío Antón.
(Fuensanta se va por la derecha)

17 Escena III
María del Carmen y Pencho.

María del Carmen
Si te prenden, sola,
¿qué hará tu zagala?

Pencho
Si huyera, nenica,
cobarde sería,

María del Carmen
Poco puede el amor
de tu fiel huertana,
te busco enamorao
y de valor me hablas.
¿Qué merito es este
que ofusca a los que aman?

Pencho
No dudes, María el Carmen,
que estás en mi alma.

María del Carmen
En tu lugar, Javier
conmigo escapará.

Pencho
¡Oh! No me lo nombres.

María del Carmen (Suplicante, apoyada en el pecho de Pencho)
¡Ven con tu zagala,
ven con tu huertana!
(Pencho va casi a ceder cuando Javier aparece)

18 Escena IV
Dichos y Javier.

Javier
Vengo a lo que sabes.

Pencho
Dispuesto me tienes.

Javier
¿María contigo?

Pencho
Sí, conmigo siempre.

Javier
Yo vengo a matarte.

María del Carmen
¡Tu ímpetu detiene!

Pencho
Sal pronto.

Javier
Salgamos.

María del Carmen
¡No salgáis, dementes!
Los dos estáis ciegos, locos.

Pencho
Impacientes.

María del Carmen (Desfalleciendo)
¡Ah, Pencho, qué angustia!

Javier (Como queriendo aprovechar el desmayo de María para que no les vea salir)
Desmayada; vente.
(De pronto)
¡Ah! Mi padre viene
pa evitar la lucha.

Pencho
Pos no la detiene.

Javier
Me oculto aquí dentro.
(Javier entra por la puerta del fondo y desaparece por la izquierda. Pencho sigue al lado de María del Carmen)

Pencho
Bien.
¡Oh, amor mío!

19 Escena V
Mª del Carmen, Fuensanta, Pencho y Domingo.

Domingo (A Fuensanta)
¿Y mi Javier?

Fuensanta
No sé de él nada.
(Por María del Carmen)
Está malica la desdichada.

Domingo
¿Se puso enferma? ¿Se desmayó?

Fuensanta
Ya va gorviendo.

María del Carmen (Volviendo en sí)
¡Pencho!

Domingo
¿Y tú, aún aquí?

Pencho
Esperando.

Domingo
Huye, si quieres, volando,
no pienses más en reñir.
Hoy es día de contento.
Que el doctor, después de ver
esta tarde a Javier,
me ha dicho que curaría.
Ya ves… ¿qué dices a eso?

Fuensanta
¡Qué contento estará, tío Maticas!

20 Escena VI
Dichos y Don Fulgencio.

Don Fulgencio
Buenas noches.

Domingo
Güenas noches. Don Fulgencio,
estoy inquieto.

Don Fulgencio
Quiero hablarte…
esas muchachas…

Domingo (A ellas)
Salid ahí fuera.

Don Fulgencio
Es un secreto.
(Por Pencho)
Éste no importa.
(Domingo coloca una silla hacia la derecha, en la línea de la puerta y se sienta D. Fulgencio y luego Domingo, con otra silla, se sienta a su lado)

María del Carmen
Ahí fuera voy
nada de luchas.
(María del Carmen y Fuensanta se van por la iquierda. Pencho entra por la puerta del fondo y se sienta en el arca)

Pencho (Hablado)
Aquí me estoy.

Don Fulgencio (A Domingo)
Siento el hablarte por quien yo soy.
(D. Fulgencio mira alejarse a las chicas, su semblante demuestra que algo grave le trajo a casa de Domingo)

21 Escena VII
Don Fulgencio y Domingo en la escena. Pencho en el foro, a poco Javier.

Don Fulgencio
Disponte a oírme con entereza.

Domingo
¿Qué ocurre?

Don Fulgencio
Ten serenidad,
vengo a hablarte de tu hijo;
(Aparece en la pieza del fondo Javier, que, quedándose oculto en el interior de la estancia, se dispone a atender la conversación de los dos personajes)
esta tarde, Domingo, os he engañado.

Domingo
¡Jesús!
(Javier avanza hasta el centro de la pieza interior y escucha con doble afán. Pencho se pone de pie detrás de Javier)

Don Fulgencio
A ti voy a decirte toda la verdad.
(Javier llega hasta la puerta del fondo, escuchando con anhelo creciente y con agitación que procura dominar. Pencho avanza también, quedándose un poco atrás de Javier y oyendo con interés)

Domingo
Me lo figuro:
que Javier está muy malo.

Don Fulgencio
¡Peor!

Domingo
¿¡Peor!?

Don Fulgencio
Ya está perdido.
(Javier, que escucha con avidez, se siente rudamente impresionado, vacila y extiende los brazos; Pencho acude y le sostiene. Aquél se apoya en éste, echándole los brazos al cuello e imponiéndole silencio con el dedo puesto en la boca, manifestando su intención firme de oírlo todo)

Domingo
¡Triste verdad! ¡Válgame Dios, doctor,
lo que usté me dice es la más tristísima verdad.
(Pencho, que sigue sosteniendo a Javier, obliga a éste a que se retire, empujándole hacia el interior de la estancia, que se supone comunica con la del fondo. Javier trata de resistirse y quiere seguir oyendo, pero al fin entra vencido por la fuerza y voluntad de Pencho)

Don Fulgencio
Tú no la debes ignorar:
la herida no se curó
y envenenó la sangre.

Domingo
¡Qué dolor! ¡Qué dolor!
¡Virgen Santa!
¡Qué dolor tan grande!
En er mismo instante de mayor fe.
¡Qué desgracia más atroz!
Cuando le creí ya sarvao.

Don Fulgencio
Por eso es menester
que sostengas tu valor.

Domingo
No me abandone.

Don Fulgencio
No te abandono, lejos de eso.
No hay que pensar en matrimonio;
eso es imposible.

Domingo
¡Si la quiere tanto, tanto…!

Don Fulgencio (Levantándose)
Y ese Pencho, que se vaya.

Domingo (Levantándose también)
¡Me ha partido usté el corazón, Don Fulgencio!

Don Fulgencio
Adiós, Maticas.

Domingo
Vaya con Dios.
(Sale el doctor, Domingo le acompaña apretándole las manos con confusión. Retrocede y cae sentado con la cabeza en las manos)

22 Escena VIII
Dichos, menos Don Fulgencio.

Domingo (Dirigiéndose resuelto al fondo donde aparece Pencho)
Ponte en sarvo,
huye si quieres.

Pencho
Con mi María ha de ser.

Domingo
Como puedas, pues tu plazo
es lo que tarde en gorver
con fuerza la justicia
que te vendrá aquí a prender.
(Vase por la izquierda)

23 Escena IX
Javier y Pencho.

Javier
¡Oh, ven a matarme, ven!

Pencho
Pero si estás indefenso.

Javier
No me trates con desdén.

Pencho
Reñir contigo no pienso.

Javier
¿No riñes?

Pencho
Reñir pensaba, mas
ya pasó mi altivez.
Cuando te herí la otra vez,
reñía, no asesinaba.

Javier
¿Y si libre no te dejo?

Pencho
Ya nada puede importarme,
ni riño, ni he de matarte.

Javier
Vete, Pencho.

Pencho
No me alejo.

Javier
Será grande tu castigo.

Pencho
Que lo sea. Todo menos
levantar mi brazo contra
un pecho indefenso.

Javier (Mirándole con expresión)
Tienes razón.

Pencho
Sí, la tengo.

Javier
¡Tu pecho es noble!

Pencho
¡Sí, lo es!

Javier
Vete pues.
Libre te dejo.

Pencho
Sin María no me voy.

Javier (Suplicando)
¡No te la lleves!

Pencho
¡Pues no me voy!
(Se oye dentro el Coro que figura ser la justicia que lo viene a prender).

24 Escena X
Dichos y María del Carmen. Coro dentro.

Coro
Vamos pues, vamos allá,
vamos a prender a Pencho ya….

María del Carmen (Sale por la puerta de la izquierda, corriendo, llena de tribulación)
¡Pencho querido, vienen por ti!

Javier
Nadie podrá entrar aquí.
(Encaja la puerta y cierra con llave)
María del Carmen
¡Oh, buen Javier, gracias te doy!

Coro (Un poco más cerca)
¡Vamos pues, vamos allá,
Vamos a prender a Pencho ya!…

María del Carmen
Vamos, Pencho querido,
que ya no hay tiempo que perder.
(Murmullos cerca)

Pencho
Sin ti no voy.
(Javier los mira a los dos, que están unidos de la mano, cambia súbitamente de expresión y dice habiendo tomado su acuerdo)

Javier
¡Pos bien… sí! ¡Con ella!

María del Carmen
¡Ah, cuán bueno eres!

Javier
Es bien tuya, Pencho.

Pencho
¡Oh, Javier, gracias!

Javier
Hazla dichosa y
bendecidme alguna vez.
¡Y ahora, iros pronto!
(Suenan fuera voces y tropel de gente que se acerca)

Pencho
Adiós, Javier.

Javier
Adiós.

María del Carmen (En un arranque, corriendo al centro de la escena, dirigiéndose a Pencho, señalando a Javier con estusiasmo)
¡Abrázale!

Pencho y Javier (Con pasión)
¡Oh, sí!
(Corre Pencho hacia Javier y éste le echa los brazos al cuello de Pencho, que le toma la cabeza con ambas manos y le da un beso en la mejilla)

María del Carmen
¡Que la Fuensanta divina te mande su bendición!

FIN

TELÓN RÁPIDO